La anemia es un problema asociado con mayor frecuencia a la deficiencia de hierro, la más extendida deficiencia de nutrientes alrededor del mundo.  Las consecuencias funcionales de la anemia son serias y aumentan el riesgo de muerte materna, fetal y neonatal, malos resultados del embarazo, como bajo peso al nacer y parto prematuro; desarrollo cognitivo deteriorado, capacidad de aprendizaje reducida y disminución del rendimiento escolar en niños; y disminución de la productividad en adultos.

La anemia se define como niveles bajos de hemoglobina derivados de insuficiencia o anormalidad en la producción de glóbulos rojos y/o destrucción excesiva de glóbulos rojos y pérdida de hierro.  Entre las múltiples causas de la anemia, la deficiencia de hierro, parece ser la más importante, pues representa el 50% de los casos en países en desarrollo.  Solo en Guatemala, de acuerdo a cifras publicadas por UNICEF, el 40% de los niños menores de 5 años tiene anemia,  a nivel mundial se estima que casi 130 millones de personas sufren de anemia, cuya principal causa es la deficiencia de hierro.

¿Que alimentos debemos consumir ricos en hierro?

De origen animal:  Pollo, pescado, cerdo y cordero, embutidos como la morcilla, vísceras (hígado, corazón y bazo), leche y yogurt fortificados con hierro y huevo (puede aportar hasta 2.5mg. de hierro en 100 gramos).

De origen vegetal:  Soja, lentejas, garbanzos, frijoles (aportan hasta 8mg. de hierro en 100 gramos), habas, arvejas, brócoli, acelga, espinaca y lechuga (recomendable 1/1 taza por día), chocolate (amargo con 70% cacao), frutos secos.

Es importante vigilar el contenido de las loncheras de nuestros peques, recuerda que su contenido debe cumplir con las siguientes funciones:

  • Recuperar los líquidos y energía que pierden al jugar en el recreo
  • Es un complemento de la alimentación que recibe en casa

Tómate el tiempo necesario para planificar semanalmente el contenido de la lonchera, atendiendo los siguientes aspectos:

  • Cantidad: Utiliza porciones adecuadas a la edad de cada niño
  • Variada: Utiliza vegetales y frutas de diferentes colores, para evitar que el niño se aburra, inclusive la forma en que cortes las verduras o frutas, pueden motivar al niño a que las consuma.
  • Nutritiva: No incluyas comida chatarra, busca opciones que le brinden al niño los nutrientes necesarios.
  • Fácil: Incluye alimentos que puedan comer y abrir con facilidad
  • Participación: Incluye a tus hijos en la planificación de las loncheras, es importante considerar sus gustos y preferencias de los alimentos.